Sobre la educación, el arte y la creatividad

Rebusca... es una idea. Una invitación, un manifiesto... La creatividad, el pensamiento divergente, es aquella capacidad que tenemos de ver las cosas desde diferentes enfoques, de desarrollar un pensamiento independiente, una autonomía de pensamiento y actuación basada en la libertad.

 

La educación debería ser una herramienta que nos permita ser libres. Y esto no es un asunto nada sencillo  en una sociedad masificada, capitalista y heteropatriarcal como en la que vivimos.

Queremos enfocar este proyecto creativo de la mano de las artes, porque es ese nuestro campo de especialización, y porque la educación artística es muy necesaria en el desarrollo de cualquier persona. Los lengujes artísticos nos permiten expresarnos de otra forma, encontrar la sutileza deseada o la rotundidad que no podrías expresar con otro lenguaje.

 

Por otra parte, la necesidad de una educación visual y creativa es vital. Actualmente estos asuntos han desaparecido casi por completo del sistema educativo, y en los pocos centros educativos en los que se intentan abordar estas cuestiones, resulta muy difícil y un esfuerzo extra por la falta de recursos y herramientas. 

 

Por esta razón, queremos proponer una serie de talleres de arte y creatividad de la mano de Rebusca... Esto acaba de empezar... ¿nos acompañas en nuestro viaje?

 

Rebusca es una niña que se aburre en clase.. como tant@s de nosotr@s y de much@s niñ@s... Muchas veces por desgracia, a estos niños que se aburren en clase se les pone la etiqueta de  "malos", "vagos", "faltos de interés", etc, etc.....
¿Es que acaso esos niños no quieren aprender? ¿ O es que no pueden hacerlo en ciertas condiciones?

 

Queremos basar el proyecto Rebusca en una forma de aprendizaje que surja de nuestro interior, en la que no sea malo imaginar, estar en babia, en la inopia... Quizás tengamos que aprender allí para que el aprendizaje ilusione. 

 

Así que...¡ comenzamos!

 

 

 

 

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Andrea Rubio Fernández